Inicio 9 Bienestar 9 Una semana sin Instagram

Una semana sin Instagram

diciembre 6, 2020

Qué fácil suena: Una semana sin Instagram. Solo siete días. La verdad es que no pareciera un reto. Pero en realidad lo es, o al menos para mí que pasaba dos horas diarias en promedio ejercitando el dedo gordo de mi mano derecha bajando y bajando, deteniéndome solo en algunos momentos, por todo el feed de esta maravillosa y adictiva aplicación que en 2012 compró por 1.000 millones de dólares la multimillonaria Facebook.

Realmente representa un reto para alguien como yo que, a la semana, podía pasar 14 horas sumergido en ese océano de cosas maravillosas y de vidas ajenas que, si no tienes cuidado, puede tragarte. Y en efecto yo ya me estaba ahogando.

Compartiré algo personal: me sentí inseguro. Sí. Estaba esperando una respuesta que no llegaba de un hombre a quien conocí por esta red social, de cuya vida yo estaba un poco pendiente a través de sus publicaciones, pero que en realidad no significa nada especial ni mucho menos en mi vida. Es solo un muchacho que conocí por ahí y ya. Simplemente eso, y de pronto me encontré sintiéndome inseguro porque no me respondía, e incluso triste porque llegué a compararme con él y con la vida tranquila que lleva en Europa, muy lejos del interminable conflicto entre rojos y amarillos, de las colas por la gasolina, de los racionamientos eléctricos y de los potes de arroz chino en Venezuela.

En ese momento me di cuenta que, aunque quizá no sea el objetivo de los desarrolladores de Instagram, de alguna manera estar dentro de la aplicación me estaba afectando. Y claro, solo di un ejemplo, pero la verdad es que hay otras cosas que me han afectado por estar en la aplicación. Solo conté aquella que me hizo tomar la decisión de ponerme un reto de estar una semana sin Instagram. Una semana alejado de aquel mundo no del todo real, maquillado, perfecto, que en un alto porcentaje se muestra a través de los cuadritos de las fotografías y de las historias. Siete días de descanso, de desintoxicación, como lo llamó una conocida, también para ver si el tiempo empezaba a alcanzarme para hacer otras cosas.

Y me pregunté si mi mejor amiga estaba dispuesta a hacerlo también. Era un tema que abordábamos de vez en cuando.

«Me encanta la idea», me respondió ella. «Eso es un tema que a mí me interesa. Yo he estado reduciendo burda (muchísimo) el consumo y lo logré. Llegué a 28 minutos diarios, me parece un logro comparado con los 40 y una hora que pasaba ahí. Pero es fuerte, es difícil», afirmó

Yo le respondí: «Yo consumo más que todo Instagram. Con todo lo que hago, aun así, dos horas. Claro, porque yo me quedo pegado en Instagram en la noche y en la madrugada, cuando ya no tengo nada que hacer. Hay otras cosas que hacer, como leer, puedo meditar en la noche, o ver una película o una serie, y me la paso es en Instagram. Ahí es cuando acumulo más horas. Tipo que yo me paro en la mañana y cuando reviso la actividad, tengo ya burda ese día pero porque en la madrugada estuve metido en Instagram. Entonces… eh… la sensación que tengo al cerrar Instagram por una semana es como si… Yo que fui fumador, la sensación se parece mucho a cuando tú dices ‘voy a dejar de fumar’.

Para uno se vuelve necesario la aprobación de gente que no es importante en tu vida. Es como la nicotina. «Yo antes bailaba sin grabarme», le seguí contando a mi mejor amiga, «eso fue de un momento para acá que se me ocurrió grabarme y desde ese momento no puedo bailar sin grabarme, porque es como que y si me sale bien un paso, si me sale muy bien una coreografía, no la registré para subirla».

Y ella me respondió: «Uno quiere registrar sus avances y las cosas bonitas que uno logra, pero el problema está cuando dejas como que de hacer dejas de disfrutar el momento solo para tomar la foto y subirla. Si tú dijeras que vas a tomar la foto pero la vas a guardar en un álbum de fotos, o el video, bueno ok, pero siempre es como para que los demás vean lo que estás haciendo, entonces yo creo que ese el problema. El problema es esa necesidad de que los demás lo vean, eso es lo que hay que corregir. Vamos a ver si esta semana lo aliviamos con el reto».

Y así, después de esta conversación, empezamos.

A las 3:20 pm del sábado 19 de septiembre arrancó el reto. No teníamos permitido abrir el Instagram al menos hasta el sábado 26 de septiembre a las 3:20 pm. «Y si hacemos esto, no es que nos vamos a quedar como unos estúpidos viendo Instagram, o sea, y quedarnos todo el día después de eso viendo Instagram 10.000 horas, no, la idea es que lo veamos como una forma de dejar de depender tanto y de reducir el consumo. La idea es irnos despegando», me dijo ella.

Los primeros días me sentí como cuando dejé de fumar. De vez en cuando, estando en el teléfono, sentía la ansiedad de agarrar el Instagram, encenderlo y pasar un rato dándole unos buenos y profundos jalones. Pero luego recordaba que había dejado el Instagram. Pero para mi mente fue difícil entenderlo y acostumbrarse. Durante los primeros tres días, tuve al menos 11 impulsos reales de meterme en Instagram, incluso hasta buscaba inconscientemente el logo de la aplicación en el menú de mi teléfono celular.

El primer día sentí el teléfono vacío, como si ya no había nada que hacer. Yo eliminé no solo la aplicación de Facebook sino también mi cuenta en esa red social. Y Twitter lo utilizo más para el trabajo (soy periodista), y cuando paso mucho rato ahí salgo molesto porque uno se encuentra con comentarios muy maliciosos, despectivos, discriminatorios. Se trata de otra red social bastante tóxica, pero eso es otra historia. El punto es que no encontraba qué hacer en el teléfono.

Durante los días también pensaba en las posibles notificaciones que me podían haber llegado en mi ausencia. Estaban ahí, esperando ser revisadas. Esa ilusión de ayuda para tu autoestima en lo que pueden convertirse los likes y los comentarios. Esta fue otra de las razones por las cuales quise probarme de que podía sobrevivir una semana sin Instagram: la necesidad de atención y, sobre todo, aprobación. Me validaba y medía por la cantidad de me gustas y comentarios que la gente hacía sobre mis videos bailando, mis publicaciones periodísticas, reconocimientos, selfies en los que me sentía bonito pero estaba buscando complementar esa sensación con la opinión de los demás.

«Yo le tomaba una foto a una comida que preparaba y la subía. Me di cuenta de que uno se toma fotos o le toma fotos a algo o se graba haciendo algo solo para mostrarlo en Instagram. Me he dado cuenta de eso, entonces eso nos va a pegar. Yo cuando haga un postre muy bueno o cualquier otra cosa, será como que… Nadie lo está viendo (llanto de mentira)», me comentaba mi mejor amiga.

Al tercer día, la madrugada del 22 de septiembre, soñé que estaba revisando Instagram, hasta que me acordé en el sueño del reto. Por su parte, mi mejor amiga se sentía «bien, liviana, como que menos saturada de información».

Yo le dije: «Me siento como más tranquilo, yo creo que eso que tú dijiste es tal cual como me siento, menos saturado y más liviano. Es tal cual así. Y siento que el tiempo me rinde mucho, en general he hecho muchas cosas».

Sin Instagram, ella en un día trabajó, limpió la casa, hizo yoga, terminó dos artículos para el trabajo y hasta le dio chance de tener sexo. Yo hice yoga también, ejercicios, cubrí una rueda de prensa, subí una nota y adelanté tres trabajos, además, leí y vi un capítulo de una serie. «Súper productivos. Creo que sí vale la pena. Capaz me quedo con eso. O sea, dejo Instagram para el fin de semana«, dijo ella.

Ahora pienso que uno, si quiere, puede conservar su cuenta en cualquier red social pero con límites. Se trata de entender que la vida es mucho más que una pequeña pantalla y todo lo que te ofrecen a través de ella. La vida real está de la pantalla para afuera, no para adentro. En lo que te rodea. Si uno no olvida eso, creo que entonces no hay problema en seguir navegando por el feed de Instagram durante unos momentos del día. Además, no hay duda de que esta red social tiene mucho que ofrecer, y en ella puedes llevar a cabo y desarrollar proyectos que tengas en mente. Pero, como casi todo en la vida, con mesura.

Cofundador de El Banquete. Licenciado en Comunicación Social, mención periodismo (UCAB). Periodista de la fuente económica, ha trabajado para importantes medios impresos como El Nacional, el semanario El Tiempo y Entérate, y los digitales TalCual y Crónica.Uno. Ávido lector, bailarín en formación y amante de la cultura popular.

Ads Banner

Articulos Relacionados

¿Eres una… amiga?

¿Eres una… amiga?

Estoy esperando que suceda. La escena tiene todos los detalles para ponerme en guardia: en un encuentro sorpresa, chica nota que chico se emociona y trata con d-e-m-a-s-i-a-d-a familiaridad a otra chica. Salen a relucir puntos en común, uno termina...

Mundo real, prometo prestarte más atención

Mundo real, prometo prestarte más atención

El encierro por la pandemia nos hizo ver que, a pesar de los avances tecnológicos y las opciones que tenemos para comunicarnos a través de dispositivos móviles, seguimos prefiriendo el mundo real. Esto nos quedó claro luego de que nos alertaran que...

232 Comentarios

  1. Djsarm

    where to buy sildenafil in canada – real viagra uk

    Responder
  2. Eyrpbb

    trustworthy canadian pharmacy – brand name cialis cheap

    Responder
  3. Pkiepv

    stromectol 0.1 – where to buy ivermectin cream

    Responder
  4. Sudie Arzt

    I like the valuable information you provide in your articles. I will bookmark your blog and check again here regularly. I am quite sure I will learn lots of new stuff right here! Good luck for the next!|

    Responder
  5. web page

    That is really attention-grabbing, You’re a very skilled blogger.
    I’ve joined your rss feed and lookk forward to looking for more of your excellent post.
    Also, I have shared your site in my social networks
    외환 거래 자습서 web page 두 바이너리 사이에 지불

    Responder
  6. Agen sicbo

    Sicbo merupakan permainan judi dadu yang awal nya di temukan pada zaman tiongkok kuno.
    Permainan ini biasa nya di mainkan dengan menggunakan tiga biji
    dadu yang nanti nya akan di lemparkan secara
    bersamaan. Dengan seiring perkembangan zaman, permainan sicbo sendiri
    menjadi sangat populer di kalangan pecinta judi, khusus nya
    dalam permainan online live casino. Cara bermain nya pun terbilang cukup sederhana dan tentu
    nya mudah di pahami bagi kamu yang masih awam.

    Responder
  7. lv sunglasses

    Yes! Finally someone writes about louisvuittonbags.

    Responder
  8. Wayne Gangwer

    Hello, I want to subscribe for this webpage to take most up-to-date updates, thus where can i do it please assist.|

    Responder
  9. Erlinda Olivarri

    If you want to get a good deal from this post then you have to apply these strategies to your won web site.|

    Responder
  10. Hunter Lamaster

    Hi, I check your blog on a regular basis. Your writing style is witty, keep up the good work!|

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!