Inicio 9 Bienestar 9 Falsas creencias de la meditación que debes soltar

Falsas creencias de la meditación que debes soltar

diciembre 6, 2020

La pandemia del coronavirus nos obligó a suspender, súbita e indefinidamente, la vida a la que estábamos acostumbrados. La normalidad se rompió y ahora nos toca construir y establecer una nueva. Ante esta repentina interrupción de la rutina diaria, el confinamiento, la incertidumbre y el miedo a una enfermedad, cuyos efectos y alcance aún siguen sorprendiendo, muchas personas han considerado la meditación como una herramienta para tratar de controlar la ansiedad que puede generar esta complicada situación.

La primera falsa creencia que puede surgir cuando decidimos empezar a meditar es que somos incapaces de hacerlo porque nuestra mente no deja de pensar. Es cierto, la mente no deja de pensar, porque precisamente esa es su función, pero es falso que no puedes meditar si tienes una tormenta de pensamientos en la cabeza. No es cierto que no se puede hacer porque no «puedes controlar la mente». O porque eres una persona muy hiperactiva.

Lo que hay que entender cuando queremos empezar a meditar, es que no importa si en nuestra mente hay un huracán o un lago en calma. Todos podemos meditar. Absolutamente todos. Solo siéntate, pon tus manos sobre tus rodillas, estira la espalda, relaja los hombros y empieza a ser consciente de tu respiración.

Si te duele la espalda, puedes apoyarla en una pared o en el espaldar de la silla. Lo importante es que estés cómodo y que no te desconcentres pensando en el dolor de tu espalda. Esto te quita la atención, hace incómoda la práctica y, en definitiva, te la pone más difícil. Sé amable contigo mismo, trátate bien, y apoya tu espalda en un lugar para que estés tranquilo.

Otra cosa que puedes hacer, solo si lo deseas, es juntar las yemas de tus dedos gordos e índices. Los otros dedos deben permanecer extendidos. A esto se le llama Jñana Mudra, una postura de manos que concentra y aumenta la energía de tu cuerpo y mejora la concentración durante la meditación.

Con cada exhalación relaja la musculatura. Puedes comenzar con tratar de relajar el punto entre tus cejas, que suele tensarse cada vez que estamos preocupados, estresados, ansiosos o molestos. Relájalo, y poco a poco ve expandiendo esa sensación por cada parte de tu rostro y luego por el resto de tu cuerpo. Si llega un pensamiento, o dos, o tres, o cinco, que lleguen. No te juzgues por eso, no te frustres. El trabajo de la mente es pensar, no la culpes por hacer el trabajo para el que está programada por naturaleza. Lo que tienes que hacer es imaginar que esos pensamientos son aves que atraviesan el inmenso cielo azul que es tu mente, y dejar que sigan volando, que sigan su camino.

Otra falsa creencia que debes soltar es el típico «no tengo tiempo». No necesitas hacer una hora de meditación o media hora, puedes tomarte cinco o diez minutos al día para entrenar la mente y practicar el noble arte de la meditación. Vamos, que son solo cinco o diez minutos de las 24 horas que tiene un día. Puedes hacerlo en la mañana al despertar para preparar tu mente para el día o en la noche antes de dormir para relajarla y soltar todo lo que viviste en las últimas horas. También puedes hacerlo durante el día, después de una reunión, de una entrevista o de una clase.

La meditación es más flexible de lo que crees. Puedes hacerlo en cualquier lugar, incluso yendo al trabajo en el metro o en el autobús. Definitivamente no si estás manejando. Pero, en los otros casos, solo tienes que cerrar los ojos, concentrarte en la respiración y convertirte en un observador a través de tus oídos. Escuchar cada sonido sin interpretarlo ni imaginarlo. Solo escucharlo.

Otra falsa creencia es que la meditación te ayudará rápidamente. Es difícil, casi imposible, ver en poco tiempo los resultados del entrenamiento en el gimnasio, también lo es en la meditación. La mente es lo que menos trabajamos. Siempre estamos preocupados de vernos bien físicamente, porque es lo que todo el mundo ve. Pero poco o nada pensamos en ejercitar nuestra mente. Pues este es un trabajo que también hay que hacer con disciplina, paciencia y perseverancia, y así poco a poco empezarás a notar los resultados. Con el tiempo incluso quizás puedas aumentar los minutos.

Uno de ellos y quizás uno de los más importantes es que cada vez que medites sentirás que se te hace más fácil dejar ir un pensamiento y recuperar la conciencia del aquí y el ahora, quizás concentrándote en tu respiración, en la música relajante que pusiste (que puede ser una ambientación, como playa, cascada, lluvia o bosque, o una música clásica) o en los sonidos a tu alrededor.

La cuarta creencia que creemos que debes soltar es pensar que debes meditar en un sitio completamente en silencio. Si bien a la hora de relajarnos lo que más queremos es el silencio, si vivimos en una ciudad es prácticamente imposible conseguirlo.

La mayoría trata de encontrar en la meditación el remedio para la ansiedad y el estrés. También como un camino para reencontrarnos y reconectar con nosotros mismos. Pero es importante recordar que no es recomendable crearse expectativas. No hay que pensar en el final. El resultado difícilmente sea como te lo imagines. Dependerá de qué tanto tú disfrutes y aproveches el tiempo de la práctica, no de qué tanto desees que sea de una manera. Esta es otra creencia común que debes soltar.

Por eso lo más importante es que te desprendas de esas ataduras que pueden ser las expectativas, que pueden condicionar tu práctica, y ocuparte en vivir el momento. Sonríe con el corazón.

La vida está llena de sonidos. Incluso la noche, el mismo silencio, tiene sus sonidos. Puedes usarlo a tu favor cuando vayas a meditar. Como dijimos anteriormente con el ejemplo del metro, conviértete en un observador, algo así como en una gran oreja.

Suelta estas creencias e incorpora la meditación en tu vida, siempre desde la humildad y el amor propio. Namasté!

Cofundador de El Banquete. Licenciado en Comunicación Social, mención periodismo (UCAB). Periodista de la fuente económica, ha trabajado para importantes medios impresos como El Nacional, el semanario El Tiempo y Entérate, y los digitales TalCual y Crónica.Uno. Ávido lector, bailarín en formación y amante de la cultura popular.

Ads Banner

Articulos Relacionados

Mundo real, prometo prestarte más atención

Mundo real, prometo prestarte más atención

El encierro por la pandemia nos hizo ver que, a pesar de los avances tecnológicos y las opciones que tenemos para comunicarnos a través de dispositivos móviles, seguimos prefiriendo el mundo real. Esto nos quedó claro luego de que nos alertaran que...

El Tai Chi y la búsqueda del equilibrio

El Tai Chi y la búsqueda del equilibrio

Por lo general, cuando una persona del mundo occidental observa los movimientos que forman las distintas series de Tai Chi, los describe como lentos y aburridos. Pero, si decide estudiar Tai Chi, se dará cuenta de lo errado que estaba. Susana Hung,...

61 Comentarios

  1. takipçi satın al

    Normally I don’t read article on blogs, however I would like to
    say that this write-up very pressured me to check out and do so!
    Your writing taste has been amazed me. Thanks, quite great
    post.

    Responder
  2. Zcxklp

    buy viagra 100 mg online – otc viagra united states

    Responder
  3. Uwvmjs

    canadian pharmacy cialis 20mg – cialis cheapest

    Responder
  4. Jnqwdo

    online pharmacy same day delivery – cialis pro cialis daily prescription

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!